Hanoi y bahía de Halong.

Nuestra primera sorpresa al llegar a Hanoi es encontrarnos tan pronto con Belén, quien nos narra la odisea que han vivido en un intento de llegar al Norte en bici. Las malas condiciones (lluvia y barro hasta las orejas) les han obligado a darse la vuelta. Por lo que un día antes de lo acordado estamos de nuevo todos juntos para hacer la despedida que teníamos pendiente. Despedimos así a nuestros compañeros que vuelven para casa.


Aunque pueda parecer increíble, el estomago de Jokin, también sabe de indigestiones, por lo que tras un día convaleciente en cama, decidimos cambiar los planes y dirigirnos a lo que iba a ser la guinda del viaje: la Bahía de Halong. Durante tres días disfrutamos del lugar que representa el destino predilecto de todo aquel que viaja a Vietnam. Pronto averiguamos por qué.

Esta bahía con sus más de 3000 islotes de origen kárstico, constituye un auténtico paraíso. –si pudiéramos cambiar nuestras bicis por unas piraguas para recorrer el lugar...-

Datos personales