De Quang Ngai a Hue.

En un incomodo autobús damos un salto hasta Quang Ngai. Continuamos pedaleando pero ahora solos, -se hecha de menos la compañía de días atrás-.

Por internet sabemos que la avanzadilla “goza” de una meteorología adversa en el centro del país. De momento somos algo más afortunados y podemos seguir pedaleando hasta Hoi An. Este lugar, uno de los pocos que
salió indemne de los continuos bombardeos de los F-52 norteamericanos, conserva todavía gran encanto, por lo que decidimos darnos otra jornada de descanso. Aprovechamos para visitar My Son, ruinas de la antigua civilización Cham.

Continuamos ruta, ahora pedaleando paralelos a larguísimas playas hasta Danang. Pero estamos en el centro del país y por estas latitudes es temporada de lluvias por lo que tras unos días de buen tiempo comienza a diluviar. Agachamos las orejas y en tren hasta Hue donde bajo un torrencial aguacero visitamos la ciudad imperial y alrededores.

Datos personales